Investigación que busca descubrir un nuevo antibiótico obtuvo fondos del Concurso Semilla UDP

  • A cargo del académico de la Facultad de Medicina, Gino Corsini, Ph.D., espera determinar cómo actúa y sintetiza la proteína con propiedades antibacterianas denominada Gicina A.

Cerca de 5 millones de pesos se adjudicó el proyecto “Determinación del mecanismo de acción y síntesis de la bacteriocina gicina A producida por Pseudomonas aeruginosa O400”,  a cargo del Profesor Gino Corsini, director (i) del Centro de Investigación Biomédica de la Facultad de Medicina UDP. De esta manera, forma parte de los 16 proyectos que este año fueron distinguidos por el concurso Semilla de la Vicerrectoría Académica de esta Casa de Estudios, que este año repartió un monto total de 65 millones.

Como acreedor de este fondo, el Académico destacó la trascendencia de esta iniciativa, calificándola como “esencial”.  “La política de desarrollo de fondos para la investigación, que la UDP ha venido potenciando durante los últimos cinco años, es esencial para el inicio de nuevas líneas de exploración de los profesores de la Universidad. Tanto así que, sumado al esfuerzo por apoyar la generación de conocimientos, la Universidad se ha posicionado como una de las universidades privadas que más artículos ISI produce en la actualidad”, aseguró.

Sobre el tema de su investigación, el Doctor Corsini explicó que ésta se circunscribe en la problemática de un uso indiscriminado de los antibiótico de consumo humano no sólo en el area de salud, sino también en el área agropecuaria y en la salmonicultura, generando la aparición de resistencia en las bacterias patógenas a éstos. La respuesta a esta situación, a su juicio, se da a través de dos caminos: racionalizar su uso y/o producir nuevos antibióticos.

Precisamente pensando en crear una nueva sustancia antimicrobiana, este proyecto trabaja en torno a la bacteriocina Gicina A, la cual es una proteína que tiene propiedades antibacterianas, es decir, que puede matar a otras bacterias, las cuales pueden ser utilizadas como antibióticos, preservantes o desinfectantes.

En este momento estamos caracterizando y determinando las propiedades de la Gicina A, de modo que podamos entender cómo actúa y  eventualmente cómo producirla en gran escala”, explicó el Investigador.

De continuar el éxito que se ha logrado hasta el momento con esta investigación, en un futuro cercano, la Gicina A ya podría ser comercializar en el mercado.

 

Sitio de la Facultad