Alumno de Medicina UDP publicó investigación en la revista ANACEM

  • Con más de 30 exposiciones en congresos científicos, tanto nacionales como latinoamericanos, Daniel Salgado alcanzó un nuevo logro luego de que uno de sus artículos fuese seleccionado por el comité científico de esta prestigiosa edición.

Daniel Salgado es alumno de séptimo año de Medicina y desde que iba en cuarto comenzó a asistir a cuanto seminario, jornada o congreso científico se realizara.
Empezó de menos a más. Primero fue espectador, al poco tiempo expositor y no sólo de un trabajo sino de dos o más por Congreso, los cuales para entonces no sólo se realizaban en territorio nacional.

Por eso, para él no fue una gran sorpresa el haber sido seleccionado por el Comité Asesor de  la revista ANACEM (Asociación Nacional Científica de Estudiantes de Medicina), conformado por destacados profesionales de las facultades de Medicina de Chile y sociedades científicas de especialidades, para publicar en su segunda edición. 

Actualmente, Daniel está terminando su internado electivo en el Servicio de Traumatología y Ortopedía del Hospital DIPRECA, precisamente en el área que quiere especializarse..

Periodista: ¿Qué planteas en tu artículo “Estesioneuroblastoma: Revisión de la literatura a propósito de un caso”?

Daniel Salgado: Reporto un caso clínico de infrecuente presentación, pero cuyas manifestaciones son motivo de consulta habitual para todo médico. Destacando principalmente el manejo previo, el diagnóstico tardío, la resolución quirúrgica y la evolución.

 P: ¿Qué es el Estesioneuroblastoma (ENB)?

DS: El Estesioneuroblastoma es un tumor muy poco frecuente que se origina a partir de las células olfatorias de la cavidad nasal. En los últimos 20 años se han informado aproximadamente 1000 casos en la literatura. Este tumor es de lento crecimiento, infiltrando localmente, aunque pueden aparecer metástasis en linfonodos cervicales, pulmones, huesos y cerebro.

P: ¿Cuál es la importancia de este registro?

DS: De suma importancia, ya que el intervalo entre los primeros signos y el diagnóstico suele ser de unos 6 meses  o más, ya que los síntomas no son específicos. Es por esto que estar al tanto de este caso poco frecuente puede ayudar a una detección temprana del problema, lo que influye favorablemente en el pronóstico y puede permitir un manejo oportuno para el paciente.

Para leer este case report completo pinche aquí

 

Sitio de la Facultad