Escuela de Enfermería capacitó en ética clínica a funcionarios de campo clínico

  • Los técnicos paramédicos (TPM) del Hospital San Borja Arriarán cursaron 20 horas académicas, las cuales fueron dictadas por la docente y Magíster en Bioética, EU Mara Muñoz.
 

El pasado 6 de diciembre finalizó el “Taller en Ética Clínica para Técnicos Paramédicos” del Hospital San Borja Arriarán (HSBA), impartido y certificado por la Escuela de Enfermería de esta Universidad.

El Taller, que surgió del vínculo que se ha desarrollado entre los docentes de la UDP y las enfermeras de los campos clínicos, planteó la necesidad de optimizar la gestión del cuidado de las personas hospitalizadas. “Se ha planteado que en primer lugar hay que sensibilizar al personal TPM sobre los aspectos éticos que tiene su trabajo, un área ausente en su formación laboral y que es tremendamente necesaria para comprender, no sólo lo necesario de un trato humanizado y compasivo, sino lo absolutamente justo  que éste se evidencia desde la  perspectiva del derecho y la dignidad humanas”, explica la académica Mara Muñoz, enfermera y magíster en Bioética, encargada de impartir este Taller.

La capacitación se inició en el área pediátrica, ya que, según explica la docente “las TPM no sólo son una de las caras más necesarias y visibles del equipo de salud, sino también quienes ejecutarán mucho de los cuidados directos y  en pediatría esto tiene una especial connotación al considerar lo vulnerable de un paciente niño-enfermo, y la angustia generada en la familia del pequeño hospitalizado”, asegura.

Con el objetivo de alcanzar mejores estándares en la atención en esta línea, durante las sesiones de capacitación estudiaron los derechos del niño y las principales problemáticas éticas en los diferentes momentos de la vida. La Docente consideró que se trató de un espacio de capacitación muy valioso, ya que cada tema fue complementado con la perspectiva que cada participante ha desarrollado.

Jacqueline Muñoz Castillo TPM del Intermedio Pediátrico del Hospital San Borja Arriarán, agradeció esta oportunidad que aseguró “nos hace crecer como persona y a mejorar el trato con mis pares y en mi vida personal. Además, me ayudó a entender más a los padres y familia en general, y saber que se debe dedicar,  aunque sea un poquito de mi tiempo, en ponerse en  los zapatos de los demás".

La especialista en Bioética, concluyó recalcando que “la comprensión de la importancia de un cuidado "humanizado" es vital para mejorar la calidad de los cuidados que otorgamos”.

Sitio de la Facultad