Ex director de Onemi dictó cátedra sobre políticas públicas en situación de Catástrofe

  • Se desarrolló en el marco de la realzuación de la segunda jornada del Congreso Nacional Científico Nacional de Estudiantes de Medicina ANACEM CHile, realizado entre el 28 y 31 de julio.
 

En su concidición de ex director de la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI), el Dr. Alberto Maturana visitó la Facultad para dictar una cátedra sobre “Políticas públicas, salubridad y control sanitario en situación de catástrofe”.

Durante la jornada, el experto caracterizó la tradición chilena en la toma de decisiones en tiempos de desastre, aplicando los conceptos a la realidad de la zona afectada por el terremoto del 27 de febrero.

“Lo que pasó después del 27 de febrero es increíble para un país como Chile, con su perfil de riesgo y con dos de los terremotos más grandes de la experiencia humana en las últimas cinco décadas”, declaró

Alberto Maturana recalcó que, según los registros chilenos, la poca capacidad de respuesta de las autoridades no se condice con las necesidades generadas por un tipo de suceso -que pese a la incapacidad de poder ser previsto-,  ha definido la historia chilena. En este sentido, el ex director de Onemi recordó que todos los gobiernos, desde 1939 hasta la actualidad, han contado con leyes de reconstrucción, pero nunca con una normativa sobre protección civil.

En Dr. Maturana insistió en que luego del terremoto de Chillán en 1939, la institucionalidad comprendió la  urgencia de actuar de manera conjunta en el resguardo de los damnificados. Más tarde, en 1960, esta premisa se legitimó con la Ley de sismos y catástrofes, pero luego, la fundación de Onemi en 1974 supuso la descentralización de las gestiones. Sin embargo, durante los últimos veinte años, la situación no ha cambiado, lo que según Maturana impide la formalización y fortalecimiento  de políticas públicas dirigidas a definir los mecanismos de acción en términos de salubridad y control sanitario.

“Tenemos que pasar del asistencialismo a la gestión integral del riesgo”, sentenció Maturana, agregando que esto “presupone actividades antes, durante y después” de las catástrofes.

“En una situación de desastre hay prioridades sanitarias: la vida, la protección de las funciones y la protección del medio ambiente. Me pregunto, ¿es esta una prioridad en la agenda pública? No va a ser nunca una prioridad”, concluyó el experto, recordando los proyectos de Ley de Telecomunicaciones en emergencia y Ley de Protección civil generados durante su dirección en la Onemi y que aún no son discutidos ni aprobados.

Tras la intervención de Alberto Maturana, los organizadores del XXXIII Congreso Científico de Estudiantes de Medicina ANACEM agradecieron su intervención en el debate sobre la “Medicina del desastre” y además entregaron un reconocimiento a su labor académica.

Sitio de la Facultad